Etiquetas

, , , ,

Por América Paz

El hijo primogénito de los Maceo Grajales, Antonio de la Caridad nació el 14 de junio de 1845, en Santiago de Cuba.

Combatió en dos sangrientas guerras contra el Ejército Español, la de los Diez Años (1868-1878) y la de Independencia de 1895, hasta su heroica muerte en combate, el 7 de diciembre de 1896, a la edad de 51 años.

Desde muy joven alcanzó el protagonismo como conductor político de la nación cubana hacia la independencia absoluta de España y Estados Unidos. Fiel a su código de honor y patriotismo, este prócer cubano inscribe su nombre entre los guerreros excepcionales del mundo en una epopeya que marcó su cuerpo con 27 heridas de bala y arma blanca, 21 de ellas en la primera guerra independentista.

Arriesgó su vida en más de 600 acciones combativas, de ellas unos 200 combates y batallas importantes y también en atentados orquestados por el colonialismo español

Entre sus grandes hazañas estuvo la Campaña de Invasión de Oriente a Occidente desde el 22 de octubre de 1895 hasta el 22 de enero de 1896.

Maceo revela su talla política y moral en la Protesta de Baraguá, el 15 de marzo de 1878, al rechazar la paz sin independencia y sin abolición de la esclavitud, que ofrecía España.

En entrevista con el jefe de operaciones del Ejército Español en Cuba, Maceo y grupo de patriotas se opusieron al llamado Pacto del Zanjón, aceptado por otros combatientes en febrero de ese año.

Por su valentía en el combate, sus habilidades estratégicas y su ejemplar disciplina ascendió por toda la escala militar del Ejército Mambí

El Titán de Bronce cae en combate el 7 de diciembre de 1896 en el barrio rural San Pedro próximo a Punta Brava y cómo diecinueve cubanos, en una carga temeraria impidieron que los colonialistas españoles se llevaran como trofeo su cadáver y el de su fiel ayudante Panchito Gómez Toro.

 

DSC09840Che Guevara nacido también el 14 de junio de 1928 fue un combatiente revolucionario, estadista, escritor y médico argentino-cubano.

Formó parte de la expedición del yate Granma dirigida por Fidel Castro que comenzó la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista en las montañas de Oriente en Cuba. Durante la guerra alcanzó el grado de comandante y jefe de la columna No. 8 “Ciro Redondo” que llevó la guerra hasta el centro de Cuba precipitando la caída de la dictadura.

Siendo aún estudiante, el 29 de diciembre de 1951, en compañía de su amigo Alberto Granado emprenden en moto un viaje que los llevaría a recorrer Chile, Perú, Colombia y Venezuela. Tuvo gran impacto en él la visita a las minas de cobre de Chuquicamata en Chile porque en ningún lugar como aquel había visto semejante grado de explotación de los obreros, de discriminación del nativo respecto al yanqui.

Entre sus anotaciones personales apunta que: … “Ese vagar sin rumbo por nuestra mayúscula América me ha cambiado más de lo que creí”

Un mes después de recibir el título de médico comienza su segunda travesía por el continente, esta vez por Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala en este último tiene contacto con cubanos asaltantes del Moncada exiliados en ese país.

Se traslada a México, donde trabajará de médico en la Sala de Alergia del Hospital Central y es donde conoce a Fidel Castro vinculándose a sus preparativos revolucionarios, luego de una larga charla con el líder de la revolución se convertiría en el médico de la futura expedición.

De esta manera el Che queda incorporado a las luchas revolucionarias, entró como expedicionario y participó en cada combate del ejército rebelde alcanzando el grado de comandante y es además nombrado como líder de todas las unidades del Movimiento 26 de julio que operaban en la zona central del país con el fin de interceptar y debilitar al ejército de batistiano.

Durante la Revolución fue designado presidente del Banco Nacional de Cuba y Ministro de Industrias.

En 1965 dirigió un frente guerrillero en el Congo contra la intervención de los mercenarios blancos y sus aliados, luego de su regreso a Cuba organizó la guerra revolucionaria en Bolivia y tras una campaña de varios meses cayó prisionero y asesinado el 9 de octubre de 1967.

Durante 30 años permaneció sepultado en la localidad de Vallegrande y el 28 de junio de 1997 junto a otros 6 guerrilleros los restos fueron encontrados y trasladados a La Habana. En solemne homenaje de todo el pueblo de Cuba, fueron depositados en el Complejo Monumentario Ernesto Che Guevara en la ciudad de Santa Clara, ese día Fidel expresó:

“Con emoción profunda vivimos uno de esos instantes que no suelen repetirse. No venimos a despedir al Che y sus heroicos compañeros. Venimos a recibirlos. Veo al Che y a sus hombres como un refuerzo, como un destacamento de combatientes invencibles, que esta vez incluye no solo cubanos, sino también latinoamericanos que llegan a luchar junto a nosotros y a escribir nuevas páginas de historia y de gloria. Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra.

¿Cómo podría caber bajo una lápida?

¿Cómo podría caber en esta plaza?

¿Cómo podría caber únicamente en nuestra querida, pero pequeña isla?

Solo en el mundo con el cual soñó, para el cual vivió y por el cual luchó hay espacio suficiente para él.

Ambos fueron invasores de Oriente a Occidente; ambos murieron en combate; ambos son hoy símbolos insuperables de valor e intransigencia revolucionaria; ambos están ahora junto a nosotros, y nosotros junto a ellos; ambos hicieron lo que todo un pueblo ha jurado estar dispuesto a hacer; ambos nacieron el mismo día: hoy 14 de junio. El azar no habría podido idear algo mejor.

Anuncios